SiriaMapaIntroducción al conflicto

En 1960 había en el mundo un millón y medio de personas refugiadas; en 2015, se contabilizaban más de 16 millones. De éstas, 1 de cada 4 eran sirias. En 2017, la situación se ha agravado considerablemente.

En 2016 se calculaba que había cerca de 38 millones de personas desplazadas forzosamente; de éstas, más de 7 millones eran sirias [ACNUR].

Desde el inicio del conflicto armado en 2011, y hasta finales de 2016, en Siria han muerto cerca de medio millón de personas, más de un millón han resultado heridas, y la mitad de los 22 millones de personas que allí vivían han tenido que irse de su casa. De éstas, más de 7 millones de personas son consideradas desplazadas internas (ya que se han ido de sus lugares de residencia pero continúan en el país) y más de 5 millones han cruzado la frontera en busca de un estado de acogida.

La violencia extrema de los actores que intervienen en el conflicto armado y la vulneración sistemática y generalizada de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario explican la huida masiva de personas. Este éxodo ya se ha considerado como el movimiento más grande de personas causado por un conflicto armado desde la Segunda Guerra Mundial; y hace que Siria ostente dos tristes récords:

    • Desde 2014, es el país con más refugiados en todo el mundo; récord que hasta 2013 correspondía a Afganistán.
    • Es el país con el mayor número de personas desplazadas internamente; un récord que había ostentado Colombia (con 6 millones de personas).

Tal y como se recoge en distintos documentos de Naciones Unidas e informes de ONGs [como Amnistía Internacional], el deterioro de la situación de la población civil en Siria es alarmante. Entre las violaciones de los derechos humanos destacan el uso de armas químicas contra la población, el uso de bombas racimo y armamento pesado, los bombardeos de ciudades y pueblos, los coches bomba, el asedio a la población civil, así como secuestros, asesinatos, ejecuciones sumariales, torturas, agresiones a mujeres, niños y personas con diversidad funcional…

La violencia ha generado una grave crisis humanitaria tanto en el interior de Siria como en los países de la región (Turquía, Líbano y Jordania, principalmente), y, desde 2014, también en Europa (sobre todo en Grecia y en Italia), donde han llegado vía marítima miles de personas. A mediados de 2015, la llegada de sirios a Europa central (Hungría, principalmente) puso sobre la mesa de las instituciones comunitarias la necesidad de gestionar una crisis humanitaria, la raíz de la cual se puede remontar a principios de la década de los noventa con la invasión de Irak y la gestión posterior del conflicto, que (tal y como se puede apreciar en la actualidad) ha derivado en una internacionalización de la violencia armada.

*Última actualización: marzo 2017